Cuando pequeña creo que la primera vez que me masturbé fue con una amiga al lado, ella comenzó a moverse encima de un peluche y yo la imité. Me sentí siempre culpable por hacer algo así cuando pequeña, pero hablando con amigas y familiares jóvenes sobre este tema todas han declarado que cuando pequeña lo hicieron más de una vez; se tocaban entre ellas, se acariciaban con algo, o veían imágenes eróticas. Eso sí, a escondidas de los adultos ¿por qué? ¿acaso ellos nos decían o daban a demostrar que eso era malo?

Son ellos quienes observan un niño, se espantan y lo reprimen automáticamente “No te toques” “eso es sucio” “eso esta mal”. ¿Por qué darle un significado negativo a acariciarse el cuerpo? Si nos acariciamos el cabello, el brazo, las piernas, eso no está mal, pero ¿otras partes del cuerpo sí? Como me hubiera encantado que me educaran de pequeña con estos temas, explicarme que es un acto normal y privado, que debe realizarse en lo intimo y no delante de los demás. La educación sexual a los menores, es importante, ya que, si no se los dices tú, se lo mal informarán los niños de su edad, que poco o mal conocimiento tienen sobre el tema.

Reprimirse a la masturbación

La iglesia es la que nos ha dicho que la masturbación es algo pecaminoso. Nos enseñan que el placer lo da el pene o la vagina, no la boca, no la mano de otra persona, menos la propia, nos limitan. Es más, se cree que al llegar a la adultez la masturbación es algo infantil y por eso nos sentimos mal.

La sexualidad es parte de una vida sana por lo que negarse podría traducirse a problemas de salud; podría bajar tu flujo sanguíneo, dañar la forma en que funciona tu cerebro (ya que regiones cerebrales se iluminan cuando tenemos exposición a estímulos sexuales) puede provocarte ansiedad, depresión, gripes y resfriados constantes. ¡Después de los 50 años si lo haces, eliminas toxinas potencialmente cancerígenas acumuladas en la próstata!

Beneficios de la masturbación

Los genitales son músculos que necesitan ejercitarse y mantenerse activos habitualmente para que estén en forma y con salud. Según expertos la masturbación no tiene días u horarios establecidos, es decir, puedes practicarla cuando consideres que es necesario para ti.

Los beneficios son evitar embarazos, ayuda a la relajación, a conciliar el sueño, evita el contagio de enfermedades de transmisión sexual, mejora tu autoestima, alivia dolores menstruales, proporciona satisfacción en los últimos meses de embarazo y fortalece el tono muscular de tu zona pélvica y anal.

Por último, debemos aclarar que el sexo más duradero es el que tenemos con nosotros mismos. Entender que la masturbación es algo natural en la infancia, adolescencia, adultez y tercera edad puede cambiarnos la vida.

Romané Ávila

Periodista.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.